Si tienes esta cantidad de abrazos diarios, tu autoestima podría estar en peligro.



Cuando empecé mi vida laboral, al inicio de la época navideña, todos los compañeros se daban abrazos al despedirse. Yo me escabuía para evitar dar y recibir abrazos.


¿Es casualidad que esa fue una la época en la que enfermé de leucemia?


Todos necesitamos experimentar a dar y recibir abrazos.
ABSOLUTAMENTE TODOS.

Un día supe de un estudio que se hizo acerca del hecho de que tener contacto físico es una necesidad muy profunda del ser humano.


Antes de la década de los 60, la mayoría de los bebés que nacían prematuros, morían. Lo que dio pie a que se inventara lo que conocemos como incubadora, en la cual se pretendía crear un ambiente prácticamente idéntico al del vientre materno.


Las primeras pruebas con este invento, fueron infructuosas, pues los bebés seguían falleciendo, así que se le hicieron algunos ajustes, obteniendo resultados muy similares: Altas tasas de mortandad.


Finalmente, se les ocurrió hacerles a estas incubadoras,

una sencilla modificación: dos simples orificios.


Este pequeño detalle fue lo que hizo exitosas a las incubadoras, pues fue a través de estos agujeros que los padres o incluso las enfermeras, pudieron entonces tocar a los bebés.


El resultado inmediato fue la disminución de muertes en niños nacidos prematuramente.


Después de esto, se han hecho muchos estudios al respecto, y todos apuntan hacia los grandes beneficios que tiene el contacto físico, por lo que hay que saber dar y recibir abrazos.


Por lo tanto, no son los orificios los que permiten a esos bebés crecer saludablemente.


Todos necesitamos experimentar los efectos sanadores proporciona el abrazarnos y tocarnos


En un estudio hecho en un orfanato europeo, muchos de los bebés que estaban ahí, se encontraban enfermos y no crecían.


Los epidemiólogos se preguntaban qué es lo que estaba pasando, pues los bebés contaban con todo lo que médicamente necesitaban para mantenerse sanos y creciendo.


Notaron que las enfermeras preparaban fórmulas y las daban en la boca a los críos, y en cuanto ellos agarraban el biberón, pasaban con el siguiente bebé.


Uno de los presentes, recordó la imagen de su esposa amamantando a sus hijos, apapachándolos, teniéndolos en su calor y entre sus brazos.


Así que, se les pidió entonces a las enfermeras que hicieran un pequeño cambio.


Levantar al niño

Darle el biberón

y mantenerlo cerca del pecho por unos minutos, hasta que terminaran la fórmula.


Cuando estas acciones se implementaron, los bebés simplemente dejaron de estar enfermos.


La piel de todo ser humano busca, ansía el contacto, y éste es rotunda y profundamente necesario para tener el autoestima en balance.


Hay 4 necesidades cruciales para un alta autoestima.


1- necesidad de atención

2 -necesidad de ser escuchado

3 -necesidad de ser tratado con mutuo respeto

4- necesidad de contacto físico regularmente.


Y aquí está lo que podría parecer una receta para una mejor salud física y emocional.


Todos necesitamos al día:

4 abrazos para sobrevivir.

8 abrazos para mantenernos.

12 abrazos para desarrollarnos.


¿Estás recibiendo 12 abrazos diarios?

¿de quién crees que puedes recibirlos?

¿Sabes abrazar?


No te pierdas la siguiente entrega para que sepas si estás dando abrazos correctamente.

[Y no me refiero solamente al lado correcto]. Te sorprenderás de cómo te energiza, sana y repara un abrazo bien dado.


Mientras tanto, aquí te dejo un abrazo de respeto, apoyo, paz y tranquilidad.


9 vistas
CONTACTO

Domicilio conocido

Ciudad de México, México

​​

Whatsapp: +52(55)85483140

​​

info@gustavozuar.com

ThetaHealing® es una marca registrada por THInK® y/o Vianna Stibal.

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon