Selva Amazónica: paraíso en llamas.

Actualizado: 2 de sep de 2019


La selva amazónica es la más grande del mundo, constituye un importante sumidero de carbono que mitiga el cambio climático.


Sus árboles producen un 20% de la cantidad de oxígeno que hay en la atmósfera de la Tierra, siendo vitales para frenar la emergencia climática y sostener los procesos hidrológicos que dan lugar al río más caudaloso y de mayor biodiversidad del mundo.


Está poblada por grupos indígenas y de manera natural posee una alta humedad y por ende pocas probabilidades de incendios naturales. Los incendios en esta zona son en mayor parte provocados para favorecer actividades económicas (tala, minería, agricultura y ganadería).


El cambio climático a su vez también podría estar favoreciendo el desarrollo de grandes incendios en la región amazónica, por los cambios en los patrones estacionales de las precipitaciones generando zonas de vegetación más secas y propensas a la combustión. 


Según el Instituto Nacional para las Investigaciones Espaciales (INPE) en 2018 se registraron menos de 40,000 incendios en Brasil y en lo que va del año 2019 (hasta el 20 de agosto) se ha roto el récord de incendios, se han registrado más de 72.800, un incremento de más del 80%, superando los registrados a la misma fecha para el año 2016 (año con registros más cercano a lo actual). 


En la región amazónica, los incendios son raros durante gran parte del año, por existir un clima húmedo, lo que impide su ignición y propagación, gracias a los periodos de lluvia, no obstante, los registros indican que, a la entrada del mes de julio y agosto, la actividad de incendios aumenta debido a la llegada de la estación seca, sumado a los factores ya indicados, llegando a un punto máximo a principios de septiembre.


Situación que se cumplió en este año. El satélite Aqua de la NASA, detectó aumento de la actividad, y mediante el espectro radiómetro de imágenes de resolución moderada (MODIS) captura una serie de imágenes de varios incendios en los estados de Rondonia, Amazonas, Pará y Mato Grosso el 11 y 13 de agosto, lo que genera la alarma.

Los efectos de los incendios van mucho más allá de la zona quemada. El humo, los aerosoles y las partículas en la atmósfera se extienden por otras partes de la región, afectando a varios países.

Por ejemplo, el monóxido de carbono, un gas altamente tóxico que agrava enfermedades respiratorias e incluso causa la muerte cuando se respira en niveles elevados. Es originado por una combustión incompleta resultado de los incendios, es llevado por los vientos a grandes distancias y sus efectos ya se observan desde la costa del océano Pacífico a la del océano Atlántico.

Sin dejar de perder de vista que en lugar de amortiguar el calentamiento global (secuestrando CO2 atmosférico), la quema de sus árboles está liberando miles de toneladas de CO2 a la atmósfera, favoreciendo el calentamiento global, constituyéndose en una catástrofe de alcance mundial. 

El área afectada por incendios y deforestación en la selva amazónica siguen una tendencia cada vez más acelerada desde hace décadas. Son muchos los que apuntan al presidente brasileño Jair Bolsonaro como responsable de la situación, se le acusa de https://bit.ly/2MHWN9l

13 vistas
CONTACTO

Domicilio conocido

Ciudad de México, México

​​

Whatsapp: +52(55)85483140

​​

info@gustavozuar.com

ThetaHealing® es una marca registrada por THInK® y/o Vianna Stibal.

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon